top of page

Caída del empleo y suba de salarios: los datos oficiales

En la jornada de ayer, la Oficina del Presidente celebró a través de un comunicado la recuperación de los salarios reales de abril, y destacó que el incremento de la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables durante dicho mes creció un 16,1%, casi al doble que la inflación del 8,8%. La oficina presidencial destaca en el comunicado que la recuperación salarial de abril es la “más significativa de los salarios reales privados de los argentinos desde el año 2009”. El dato hace referencia al último Panorama Mensual del Trabajo Registrado de la Secretaría de Trabajo, que destaca que el salario promedio del empleo registrado privado escaló, en términos reales, 3,9% respecto de marzo. Después, la nota toma el dato del RIPTE, que indica que los salarios en relación de dependencia subieron 16,1% en el cuarto mes de 2024. Una fuente de la cartera laboral, detalló que “son dos datos que apuntan en el mismo sentido, que describen partes diferentes del mismo fenómeno”. El Panorama Mensual del Trabajo Registrado destaca la recuperación del 3,9% de abril del salario real promedio del empleo registrado privado, una cifra superior al aumento promedio de los convenios colectivos de trabajo que se mantuvieron en el mismo nivel que marzo. Esto se debe a que muchos sectores tuvieron dificultades para cerrar paritarias, lo que provocó desfasajes y aumentos por fuera de los convenios colectivos, según la cartera laboral. El dato se posiciona por encima del 3,8% mensual de junio de 2015, tratándose de la mayor recuperación mensual desde enero de 2009. No obstante, desde noviembre de 2023, la capacidad de compra del salario real promedio del sector privado acumula un 6% de caída, provocada sobre todo por una fuerte caída de 11 puntos en diciembre. En enero, estaba baja había sido compensada con una suba de casi 3 puntos, pero febrero y marzo registraron luego contracciones de 0.4 puntos cada mes. Se trata de la mayor recuperación mensual desde enero de 2009, superior al 3,8% mensual de junio de 2015. Sin embargo, la capacidad de compra del salario real promedio del sector privado todavía acumula un 6% de caída desde noviembre de 2023, provocada sobre todo por una fuerte caída de 11 puntos en diciembre. Esta baja había sido compensada en parte en enero, con una suba de casi 3 puntos, pero febrero y marzo registraron luego contracciones de 0,4 puntos cada mes. Desde que inició a serie en 1994, el RIPTE experimentó la mayor suba mensual en términos porcentuales. Sin embargo, sufrió una caída en términos reales desde el comienzo de la gestión actual. Entre noviembre de 2023 y abril de este año, la remuneración promedio de los empleados formales en Argentina pasó de $447.079,57 a $819.501,72, lo que se traduce a una suba del 83,3%. Durante ese mismo período, el aumento de la inflación fue de 133,4% 50 puntos porcentuales más.  Es decir, para mantener el poder adquisitivo de noviembre, el RIPTE de abril debería haber sido de $1.043.477,91, con lo que los trabajadores perdieron en promedio más de $200.000 en dicho período. Por otro lado, a través de la Encuesta de Indicadores Laborales y del Sistema Integrado Previsional Argentino, se registra la evolución de la cantidad y calidad del empleo en el país, lo que se suma a los indicadores salariales. Según estos indicadores, el empleo registrado continuó en caída durante el mes de abril, cuando se contrajo 0,4% respecto de marzo y 1,2% en relación al mismo mes de 2023.  A excepción de Servicios comunales, sociales y personales, que se mantuvieron constantes. Todos los sectores experimentaron una contracción del empleo registrado: el sector más afectado fue Construcción, donde se registró una caída de 1,1% mensual. Este retroceso se suma a una caída acumulada en el sector de 18,6% entre mayo de 2023 y marzo de este año. Algunos sectores como Industria, Transporte y Servicios financieros, sufrieron una caída mensual en abril superior a la de meses anteriores. Además, según el último dato oficial del EIL, que también registra las expectativas de las empresas en lo referente a la contratación de personal para los 3 meses siguientes, en abril este indicador creció de 0% a 0,4%, lo que pronostica “un escenario sin cambios en términos de empleo” según indica la Secretaría de Trabajo. Fuente: CORTA

 

2 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


Publicar: Blog2_Post
bottom of page