top of page

Debate presidencial: Massa instaló sus preguntas y Milei corroboró su condición de outsider


De cara al ballotage del próximo domingo 19 de noviembre, el candidato a presidente de Unión por la Patria, Sergio Massa, y el de la Libertad Avanza, Javier Milei, debatieron en el marco del tercer y último debate presidencial del año.


El encuentro culminó con cruces y acusaciones personales. A medida que transcurría el evento, Massa logró instalar sus preguntas, relegando a Milei a una postura más defensiva. Durante el primer bloque, los candidatos presidenciales hablaron de Economía, Salud, Educación y Relaciones Exteriores. Luego se centraron en Trabajo, Educación y Derechos Humanos.


Una de las grandes oportunidades desperdiciadas por el candidato de la oposición fue el bloque de economía, donde claramente Massa tenía una mayor exposición por ser el actual Ministro. A partir de allí el tigrense aplicó una estrategia que luego replicaría a lo largo de todo el encuentro: entrevistar a Milei.


Mientras el candidato de LLA utilizaba segundos y se responsabilizaba de las marcaciones de Massa, el candidato oficialista evitaba hacer uso de dichos segundos y se permitía cerrar los bloques editando lo que pasó. En términos generales, por momentos se veía a una persona tratando de explicarse y a otro interrogando.


Otra cosa a destacar es que Milei consiguió con éxito evitar el riesgo al que Massa pretendía llevarlo: un desborde emocional. A su vez, el candidato de Uxp logró, con mucha ayuda de Milei, eludir su mayor peligro: que lo confronten con su actual gestión.


Milei intentó mostrarse como la contracara. Fue espontáneo, utilizó la ironía y el sentido del humor, y tuvo momentos de autenticidad inconveniente: quizás uno de los más llamativos fue cuando el candidato a presidente de La Libertad Avanza, comparó a la ex primera ministra de Reino Unido Margaret Thatcher con los futbolistas Johan Cruyff y Kylian Mbappé, luego de que Massa le recordara que había manifestado que la líder británica era “su ídola”. Algo que luego resonó en las redes fue que, en su respuesta, Milei confundió la nacionalidad del jugador Johan Cruyff (de origen neerlandés) con la alemana.


El candidato de La Libertad Avanza, en sus flaquezas, corroboró su condición de outsider, que fue la misma que atrajo a su público y lo impulsó hasta esta instancia.


Por el otro lado, Sergio Massa logró acreditar que se trata de uno de los ejemplares más dotados de la política clásica. En ningún momento Milei pudo acorralarlo. Ni siquiera en cuestiones en las que Massa resulta tan vulnerable, como el desaguisado de la vida material o su conflicto con el Papa.


De esta manera inicia la última semana de cara al ballotage del domingo 19 de noviembre en donde los argentinos definirán quién será el próximo presidente de la nación.


9 visualizaciones0 comentarios

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page