top of page

Una delegación argentina viaja para concretar el acuerdo con el FMI


Una delegación del Ministerio de Economía integrada por el viceministro, Gabriel Rubinstein, el jefe de asesores, Leonardo Madcur; el secretario de hacienda, Raul Rigo y el vicepresidente del BCRA, Lisandro Cleri viaja a Washington con el fin de concretar un acuerdo por las negociaciones técnicas entre e Fondo Monetario Internacional y Argentina.


En este escenario cabe destacar que durante las últimas jornadas la administración de Joe Biden habría presionado sobre la conducción del organismo que maneja Kristalina Georgieva para impedir que Argentina caiga en default con el FMI ni potencie una eventual crisis financiera ni económica de cara a una elección presidencial.


Según se pudo saber, las presiones fueron a través del representante de los Estados Unidos en el directorio del FMI, Robert Powell, quién de manera verbal y directa habló sobre la necesidad de ayudar otra vez a la Argentina.


Si bien desde Estados Unidos se sostiene que no buscarán rescates o eventos grandilocuentes y solo piensan en algún tipo de acuerdo que le permita solucionar a Argentina un problema que ya es coyuntural. Lo cierto es que con la presencia de China como posible rescatista, Powell – quien responde directamente a la secretaría del Tesoro de Janet Yellen – aceleró gestiones.


En este contexto, Estados Unidos deberá defender la posición argentina ante el directorio, tarea que no será fácilya que necesita un voto del 85% para un plan de ayuda como el que se está gestando. Como lo que propone el país es una excepcionalidad a las normas (dado que el préstamo recibido se dio bajo similares condiciones) solo una votación de más del 85% podría avalar el pedido. EE.UU solo detenta el 16,74% de los votos.


A partir de esto, la tarea será conseguir los respaldos de Japón, Alemania y los países nórdicos para la renegociación del Facilidades Extendidas. Algo que asoma como complicado ya que tradicionalmente se mantienen reacios a apoyar a la Argentina, independientemente de la bandera política que gobierne.


Cualquier acuerdo normal requiere de un porcentaje mínimo del 70% para ser aprobado, como la solicitud de Argentina conlleva alteraciones en la Carta Orgánica, la mayoría requerida es del 85%. Esta mayoría fue requerida en casos como la crisis griega de 2010 y la de Portugal en 2011. Un dato alentador es que en 2003 Argentina logró un acuerdo de este tipo cuando Néstor Kirchner negoció directamente con George Bush un plan de cuotas por fuera de los tratados vigentes.


En el caso actual, también se hace imprescindible que el director norteamericano avale el pedido, ya que su voto a favor o en contra (o su abstención) definirá la suerte de la propuesta argentina. En total el board está integrado por 24 directores ejecutivos que representan porcentualmente diferentes niveles de poder dentro del organismo. EE.UU., Japón, Alemania, Francia y el Reino Unido pueden elegir un director sin ayuda de ningún otro país. China, Arabia Saudita y Rusia eligen de facto un director cada uno; mientras que los 16 restantes lo eligen según bloques de estados. Argentina, a través de Sergio Chodos, ocupa el grupo con Bolivia, Chile, Perú, Paraguay y Uruguay.

Fuente: Ámbito

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page